Publicado en Principal

El cubierto

(Un relato de mi último libro ¡Es para ti!)

Aunque algunos me consideren agresivo mis púas no son para atacar, no pincho ni corto como el cuchillo, solo en las situaciones más extremas podría ser utilizado como arma.

A pesar de que muchos me consideran poco despierto, pues dejo escapar muchas cosas, no soy torpe, soy tan sutil que dejo las cosas fluir y siempre cumplo mi función a la perfección, dejo pasar lo que no es para mí, reconozco mis funciones y mis limitaciones. Soy, ni más ni menos, que un tenedor de mesa; pueden considerarme un simple cubierto, pero soy mucho más que eso. Sin entrar en viejas leyendas de tenedores usados para excavar y conseguir huidas míticas o aquellos que fueron usados como arma defensiva en situaciones difíciles, mi tarea es esencial, no solo evito que se manchen las manos de los comensales, también los protejo de los gérmenes que podrían pasar de sus extremidades a los alimentos.

Por otra parte, no puedo dejar de ser quien soy, al contrario de los que me utilizan yo no me cuestiono mi esencia, soy lo que soy, no quiero ser otra cosa; tampoco pierdo el tiempo en descubrir la finalidad de mi vida, que no es más que ser útil a los humanos; ni me cuestiono sobre mi origen, claramente metálico; por supuesto no hago cábalas sobre mi futuro, ni siquiera cuando deje de ser útil y sea desechado, sé que de alguna forma volveré a ser imprescindible, puede que vuelvan a fundirme para hacer otro instrumento o que pase a formar parte de un ente mayor, de una gran construcción o estructura; incluso en la basura me descompondré lentamente permitiendo que una parte de mí vuelva a usarse, por las plantas, por otros seres vivos o retornando a mis orígenes, a la tierra de la que surgí.

Quizás sea un simple cubierto, pero tengo las cosas más claras que la mayoría de los humanos, esos seres que se creen superiores y me utilizan sin prestarme atención, incluso con desprecio. Al contrario que ellos, no pierdo mi vida en disquisiciones inútiles, no me evado con vidas imaginarias o soñadas, no sufro con lo que todavía no ha pasado, no envidio a los demás, pues cada uno cumplimos nuestra función, conscientes de que todos somos necesarios, durante un tiempo.

Esa es la clave, tenemos una existencia, una utilidad, durante un tiempo, pues todo cambia, es la naturaleza del universo. Ese tiempo es todo lo que tenemos, lo más importante en nuestra existencia.

 Todo en el universo tiene un por qué, también tiene un cuándo, un tiempo, un principio y un fin, lo fundamental es lo que hacemos durante ese tiempo que se nos ha dado, no perderlo mientras nos empeñamos en ser cuchara, cuchillo o plato, si somos tenedor debemos serlo plenamente y con todas las consecuencias, todo el tiempo que nos sea concedido, ni más, ni menos.

Podría pinchar a muchos, herir, matar, pero no es mi naturaleza. El que me use puede decidir qué hacer conmigo, pero eso no cambia mi sentido, mi función, soy un exponente de la capacidad humana para progresar, una herramienta práctica, sencilla, útil, que puede transformarse en muchas cosas distintas, en función de quien me maneje.

Haga lo que haga soy un cubierto, un tenedor, humilde servidor, pero temible y orgulloso de serlo. Protejo a quien me utiliza sin juzgarlo, aunque  valoro la delicadeza en el trato y el respeto que algunos me tienen. Agradezco lo que tengo y lo que soy, reconociendo que son la misma cosa, no tengo nada más que a mí mismo.

Me ensucio, pero tarde o temprano recupero mi estado anterior, nunca exactamente igual, lo mismo que pasa con cualquier experiencia humana. El cambio es la ley universal.

https://www.amazon.es/para-%C3%81ngel-Miguel-Berm%C3%BAdez-Hern%C3%A1ndez/dp/B08JB1XH3S/ref=pd_rhf_se_p_img_1?_encoding=UTF8&psc=1&refRID=S1Q6W1FV94Q5AZDDDHFP

Autor:

Soy un aprendiz de muchas cosas, sobre todo, de cómo mejorar como ser humano. Espero compartir ese camino de aprendizaje con otras personas, esperando que la comunicación nos ayude a todos en nuestro particular camino. Fomentar un estilo de pensamiento positivo, desde el amor, que desarrolle nuestra creatividad. No hace falta ser un artista para expresarse, como bien puede verse en mis dibujos. Lo importante es como nos sentimos y nuestro desarrollo interior, que se multiplica cuando ejercemos la creatividad en cualquiera de sus aspectos (literatura, pintura, música, etc.) http://www.mylibreto.com/libros/es_luz-y-vida-angel-miguel-bermudez-hernanez-novela-amor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .