Publicado en Para ti, Sentimientos

Relaciones y aprendizajes

Creo que uno de los principales motivos por los que estamos en este mundo es para poder relacionarnos con otros seres, especialmente con otras personas, desde la individualidad del propio cuerpo y de la consciencia personal.

Las relaciones personales son únicas, complejas; algunas difíciles, otras fáciles; unas muy sastisfactorias, otras no tanto; pero todas importantes porque nos ayudan a desarrollarnos como seres humanos, nos ayudan en nuestro aprendizaje vital.

Siempre entablamos relaciones desde nuestra limitada y parcial perspectiva, lo cual nos lleva a cometer errores, pero también a aprender. Por ejemplo, nos puede parecer importante reconocer los aspectos positivos de otra persona, pero, a veces, esa persona se puede sentir incómoda con el reconocimiento público, al damos cuenta de la situación dejamos de nombrar sus méritos, incluso en situaciones que quizás sí le reconfortarían, incluso podemos extender esa práctica a un amplio grupo de personas de nuestro entorno, dejando de lado esa virtud tan importante de valorar lo mejor de cada uno.

Todos tendemos a juzgar, a valorar a las personas, poniendo etiquetas continuamente, de forma que si nos clasifican de una determinada manera, en un determinado “tipo”, difícilmente podemos hacer nada para salir de ahí, con el tiempo nos pueden considerar de forma distinta, pero dentro de una gradación del tipo de persona en la que nos han encasillado. Sufrir esa experiencia puede ser una buena oportunidad para no hacer lo mismo con los demás. Como es un aprendizaje difícil, las situaciones de ese tipo suelen repetirse con frecuencia para que tengamos ocasión de aprender la lección.

Solemos tratar a los demás según lo que nosotros creemos que necesita, que piensa o que siente. Aunque todo es una mera suposición. Cada persona es un mundo, está en su mundo y pocas veces podemos vislumbrarlo, acercarnos a él.

Nuestro cariño, nuestro afecto o nuestro amor es un sentimiento lanzado al universo que nos enriquece, mejora el mundo, pero la mayoría de las veces nos vuelve desde personas o seres distintos a los que nosotros lo ofrecemos. Por eso cuando queremos a alguien y ese alguien parece correspondernos es tan especial.

Las relaciones son dinámicas, cambian continuamente, pueden evolucionar en cualquier sentido, depende de muchos factores, entre ellos de nuestra voluntad, de nuestra dedicación, de nuestro estado de evolución personal.

Aunque nos decepcionen o nos dañen, las relaciones son vitales, parte esencial de nuestro aprendizaje, la sal de la vida, una oportunidad única de crecer y evolucionar desde el amor.

A pesar de todo, precisamente por todo lo que nos pasa, debemos desarrollar el amor incondicional hacia todos, incluidos nosotros mismos.

Ángel Miguel

Autor:

Soy un aprendiz de muchas cosas, sobre todo, de cómo mejorar como ser humano. Espero compartir ese camino de aprendizaje con otras personas, esperando que la comunicación nos ayude a todos en nuestro particular camino. Fomentar un estilo de pensamiento positivo, desde el amor, que desarrolle nuestra creatividad. No hace falta ser un artista para expresarse, como bien puede verse en mis dibujos. Lo importante es como nos sentimos y nuestro desarrollo interior, que se multiplica cuando ejercemos la creatividad en cualquiera de sus aspectos (literatura, pintura, música, etc.) http://www.mylibreto.com/libros/es_luz-y-vida-angel-miguel-bermudez-hernanez-novela-amor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .