Publicado en Para ti, Retos

Finales y cambios

Se acerca final de año, una época tan buena como cualquier otra para reflexionar sobre nuestras experiencias y aprendizajes, para proponerse nuevos retos, para avanzar en algunos aspectos todavía no conseguidos plenamente.

Empiezo a incorporar a mi bagaje, a mi aprendizaje, la necesidad de quererme más y no ser tan autoexigente, reconocer que yo también merezco tener cubiertas mis necesidades emocionales, las actitudes de los demás no dependen de mí, no soy responsable de los aprendizajes de los otros, tener cerca a personas maravillosas, con preocupaciones e intereses comunes no garantiza desarrollar una relación de amistad profunda, no supone alcanzar unos niveles de confianza amplios, por mucho que uno quiera, la otra persona tiene sus propios retos, su propio camino. Aunque cueste, incluso con dolor, también hay que dejar ir a esas personas, que sigan su camino, lejos, mientras uno sigue el propio, abierto a otras experiencias, a otras personas, que pueden resultar más difíciles, menos maravillosas, pero que son las adecuadas en ese momento para los aprendizajes necesarios.

Es muy difícil adoptar esa actitud con personas con las que nos sentimos unidos emocionalmente, con fuertes afectos, siempre queremos dar más oportunidades, esperar que se den las circunstancias más propicias para profundizar en la amistad y enriquecernos como personas con esa relación. Pero eso no está en nuestra mano, si no ocurre así, por algo será.

Es todo un arte reconocer el momento oportuno para cambiar, para dar punto y final a una etapa de nuestra vida, dejar atrás las comodidades de lo conocido, lanzarse a situaciones más difíciles, más solitarias, ignorando lo que nos puede deparar el nuevo rumbo.

Iniciar un nuevo camino que no sabemos por donde pasa ni a donde nos lleva puede parecer estúpido, absurdo, pero a veces es el único camino para avanzar, descubrirnos a nosostros mismos, a otras personas, una perspectiva nueva del mundo.

Nuestras vidas son cambiantes, nada permanece, aunque no nos demos cuenta, solemos aceptar algunos cambios inevitables que nos trae el destino. Frente a otros nos resistimos enormemente.

Muy pocas veces somos capaces de dar el paso adelante, tomar las riendas de nuestra vida, cambiar cuando todo parece que va bien, sin grandes problemas, en un entorno aparentemente seguro y conocido, nos resulta demasiado complicado.

Si escuchamos nuestro interior sabemos cuando llega el momento de cambiar y qué tenemos que cambiar, si tenemos el suficiente valor cambiaremos todo o parte de nuestra vida, porque es el momento, aquí y ahora, siempre con amor, de tomar las decisiones que nos lleven a mejorar y a crecer como seres humanos.

Tiempo de finales y de nuevos principios, con amor, por amor.

Autor:

Soy un aprendiz de muchas cosas, sobre todo, de cómo mejorar como ser humano. Espero compartir ese camino de aprendizaje con otras personas, esperando que la comunicación nos ayude a todos en nuestro particular camino. Fomentar un estilo de pensamiento positivo, desde el amor, que desarrolle nuestra creatividad. No hace falta ser un artista para expresarse, como bien puede verse en mis dibujos. Lo importante es como nos sentimos y nuestro desarrollo interior, que se multiplica cuando ejercemos la creatividad en cualquiera de sus aspectos (literatura, pintura, música, etc.) http://www.mylibreto.com/libros/es_luz-y-vida-angel-miguel-bermudez-hernanez-novela-amor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .