Publicado en Para ti, Principal

Sueños

Los sueños son frecuentemente el motor de la vida.

Los sueños nos dan impulso para recorrer un camino que no seguiríamos sino fuera por ellos. Un camino que, la mayoría de las veces, nos enriquece y nos alimenta.

A veces lo que encontramos mientras vamos persiguiendo los sueños vale más, nos llenan más, que los sueños perseguidos.

Otras veces la satisfacción de lograr un sueño nos hace alcanzar la gloria por un instante.

Aunque muchas veces nuestros sueños son inalcanzables, aceptarlo es difícil, supone una dura lección imprescindible en nuestro aprendizaje.

Con frecuencia cuando conseguimos lo soñado, nos damos cuenta que no era lo que esperábamos, que dejamos demasiado de nosotros en el camino.

Los sueños, … como todo, no son buenos ni malos, depende de nosotros, de cómo lo vivamos.

Sueños alcanzados, sueños imposibles, sueños tristes, sueños que se vuelven pesadillas, …

Al final solo queda la realidad, ni más ni menos. Aceptarla puede ser duro, pero nos abre un camino infinito por explorar.

La fuerza de los sueños compartidos nos dan la energía para vivir, para disfrutar del camino, consigamos o no esos sueños.

Cuando uno despierta, cuando no se puede dormir, un poco de afecto verdadero es mucho más que el más grande amor soñado.

Todas las novelas de amor escritas en la historia de la humanidad nos ayudan a enaltecer un sentimiento, un sueño de amor, pero no son nada frente a los ojos de la persona amada, frente a tus ojos, ante tu presencia.

Una auténtica mirada llena de afecto sincero, una abrazo de corazón, da igual el sentimiento que lo provoque, el tipo de amor que lo origine o el tipo de amistad que exprese, puede superar todos los sueños, todas las fantasías que podamos tener.

Ángel Miguel
Anuncios
Publicado en Madre Tierra, Para ti, Sentimientos

Convivencia

Lo siento, pero no lo entiendo.

No puedo comprender que tantas personas inteligentes, tantas buenas personas, dejen de pensar frente a determinados temas.

Hay algo visceral, irracional, en algunos asuntos que nos hacen olvidar lo importante:

Somos una especie única, en un planeta maravilloso al que estamos explotando, esquilmando sus riquezas y envenenado.

Estamos en un tiempo en que la acumulación de riquezas y poder vuelve a ser enorme.

En una época en la que crecen exponencialmente todos los miedos, todo el odio hacia lo que es diferente (distinta raza, distinto sexo, distinta religión, distinta cultura, distinto idioma, …)

Sin embargo, nos olvidamos de todo eso cuando sentimos atacada nuestra “tribu” (Real Madrid, Barcelona, Betis, Sevilla, España, Cataluña, cristianos, musulmanes).

Se nos olvida todo lo que hemos vivido juntos, olvidamos toda la manipulación del poder en uno y otro lado, no tenemos presente que siempre han sido los poderosos de todo tipo los que han explotado a unos u otros.

Siempre ha habido unos pocos que, aprovechándose de agravios más o menos reales, han sembrado el enfrentamiento para sacar tajada.

Ellos no tienen tribu, sólo dinero y poder. Por un momento recuerda los políticos de uno y otro lado con cuentas en Suiza o Panamá, los implicados de cualquier bando en casos de corrupción. Su dinero no tiene cultura ni sentimientos, no tiene patria, como ellos.

Ellos fomentan el nacionalismo para hacernos olvidar que nos roban, que nos limitan, que saquean y contaminan el planeta.

No entiendo las fronteras ni los nacionalismos de ningún tipo. En ningún lugar de la Tierra he visto límites, más allá de montañas, ríos, valles, que han servido para enriquecernos humanamente, dan belleza al mundo, no separan si no queremos.

En ningún lugar se puede apreciar que hasta aquí el tiempo es uno, más allá otro.

Todas las fronteras son inventos malintencionados, basados en el miedo y la manipulación. Por eso me duele que quieran poner más, en lugar de intentar que desaparezcan las que hay.

Lo siento, pero no puedo, miro a Aixa, Cati, MªAngels, Aram, Joaquín, Isabel, Inés, Martín, Carmen, … y no consigo ver catalanes o españoles, argentinos o franceses, solo veo personas, seres humanos que aman, que sufren, todos son hermanos del alma de los que nada podrá separarme.

Solamente veo personas maravillosas y espero que el amor a ellos mismos, a los demás, a nuestro planeta vuelva a ser el centro de nuestras vidas, que recordemos lo que nos une, no lo que nos separa, que nos conozcamos más, olvidando posturas inamovibles y nos centremos en nuestras necesidades reales.

La convivencia debe respetar la diferencia, pero también debe respetar la lógica del planeta, de la humanidad, del amor.

Publicado en Retos

Democracia y libertad

En muchos autodenominados demócratas, está arraigada la idea que la democracia es la dictadura de los más votados. Un grave error que saca a la luz que el sentido de la democracia no ha calado en gran parte de los políticos y de la población en general.

Los más votados tienen la responsabilidad de tomar la iniciativa y liderar el país. Pero están obligados a hacerlo respetando las leyes y a las minorías. Los derechos de todos deben ser respetados.

Estos falsos demócratas se suman a los demagogos que manipulan y mienten para crear un enfrentamiento en el que obtener ventajas partidistas.

Algunos decidieron hace tiempo no hacer nada ante determinados problemas, porque les daba votos, mientras que otro fomentaban el enfrentamiento por el mismo motivo. Todo ello ha llevado al enfrentamiento político y social, exacerbando las posiciones más extremistas.

Todos hablan de libertad y democracia, pero es mentira. No respetan la opinión de un pueblo, ni siquiera quieren oirlo, mientras que otros piensan que el 38% (en una votación sin ninguna garantía) es una mayoría clara.

Me duele ver como los que debería cuidar del pueblo se olvidan de sus necesidades, sin cuidar ni desarrollar la educación, la sanidad, la investigación, las ayudas a los desfavorecidos, etc.

Han creado un enfrentamiento para ocultar todo eso, su mala gestión, incluso su corrupción. Todo tapado con las banderas de uno u otro signo.

No creo que quieran solucionar el problema, porque les da igual la gente, los que lo van a pasar mal, pase lo que pase, no son los dirigentes políticos, es el pueblo llano, que seguirá siendo engañado y manipulado, parece que nadie se acuerda de nosotros, la mayoría, la gente de a pie.

La democracia y la libertad exige unas normas y acciones respetuosas con los derechos de todos, exige saber contar (38 o 40%, no es una mayoría), obliga a tomar medidas para solucionar los problemas, no a crearlos.

La mejor salida, la más democrática es pararse y pensar con calma las causas del problema, dialogar sobre las posibles soluciones, ceder, no asumir el todo o nada, el camino del medio es la vía.

No olvidemos que somos seres humanos, con los mismos derechos y obligaciones, haber nacido en un sitio u otro no nos hace mejores ni más sabios.

Actuar desde el amor es la verdadera solución.

¡Viva la humanidad! ¡Viva la democracia! ¡Viva la verdad! ¡Viva la libertad!

¡Viva el amor!

 

Publicado en Para ti, Sentimientos

Dolor y vergüenza

Tras un acto tan violento y lleno de odio como el atentado de Barcelona se manifiestan en mi multitud de sentimientos, pero predominan el dolor y la vergüenza.

Dolor por todas y cada una de las víctimas, de todas las religiones, de todas las razas, de todos los países, de todos los sexos.

Vergüenza por pertenecer a una especie que ataca y destruye la vida en todas sus formas, simplemente por ignorancia, intolerancia y odio.

Pero cuando observo las reacciones a esta desgracia se multiplica mi dolor y mi vergüenza, viendo, escuchando o leyendo a “personas” que se muestran como poseedores de la moral absoluta, que en realidad son los culpables del atentado, pues son los que siembran el odio y la intolerancia.

Dicen cosas tan absurdas como que los musulmanes son culpables, olvidando que son las primeras víctimas, olvidando que sólo son una absoluta minoría. Proclaman la expulsión de los extranjeros, como si los nacionales no cometieran atrocidades tan execrables como ellos. Protestan del uso del catalán, como si algún idioma no fuera adecuado para rechazar el odio y la violencia, como si un idioma estuviera por encima de otro.

Podría seguir con innumerables ejemplos, en los que el odio aflora contra unos u otros. Pero lo que quiero es que seamos conscientes que ese odio es el que nos lleva a la violencia.

La falta de respeto a otras religiones, a otras culturas, a otros idiomas, resumiendo a cualquier diferencia, genera violencia verbal y física.

Lo que más me duele, lo que más me avergüenza son todos esos comentarios basados en el odio y la intolerancia, fundamentados en el más vil oportunismo. Porque todo ello nos llevará a más muertes, muchas más muertes.

Los que llevaron a cabo el atentado son culpables de una atrocidad sin justificación. Pero los que siembran el odio y la intolerancia con sus manifestaciones  son los mayores responsables de la violencia y el dolor, son los autores morales de cada atentado en cada país del mundo.

Sólo el respeto y el amor nos traerá la paz.

Publicado en Para ti, Sentimientos

Yo soy

Como ser vivo cambio continuamente, cuando termine de escribir esta entrada no seré exactamente el mismo que empezó a escribirla.

A lo largo de los años he ido evolucionando, cambiando, adaptándome.

También ha cambiado la idea, la imagen que tenía de mí. En realidad todos somos de una manera, pero creemos ser de otra, más o menos distinta o parecida al original.

Muchas veces hubiese querido ser menos bueno, porque los “malotes” atraen más a las chicas, porque, al menos en principio, se les presta más atención,… También he querido ser menos sensible, para sufrir menos, para no parecer “débil”.

Hubo un tiempo en que hubiese preferido amar menos para que no me partieran el corazón tantas veces.

Pero algo he evolucionado, intento aprender de mis errores en lugar de culpabilizarme por ellos, sobretodo intento no juzgarme. Seguiré siendo bueno, aunque se aprovechen de mí, seguiré siendo sensible, porque soy suficientemente fuerte y valiente para mostrar mis sentimientos, sin subterfugios ni corazas, con sinceridad y honestidad. Seguiré sintiéndome solo, pero sin echarme la culpa por no saber relacionarme con los demás. Seguiré amando, sin esperar nada a cambio, aunque sufra por ello.

Porque soy así, porque la vida es así.

Yo soy la salud, aquí y ahora.

Yo soy la abundancia, aquí y ahora.

Yo soy la alegría, aquí y ahora.

Yo soy la paz, aquí y ahora.

Yo soy pleno y total, aquí y ahora.

Yo soy el amor, aquí y ahora.

Yo soy el hijo de Dios, aquí y ahora.

Y cuando un día deje de estar en este cuerpo, seguiré siendo energía consciente, seguiré siendo amor.

Publicado en Actitudes, Retos

Libertad y conocimiento

En el mundo occidental se usa la libertad como bandera de la democracia, como bien supremo de todos los seres humanos. Sin embargo se niega a diario.

En la vida cotidiana la libertad nunca ha estado tan restringida.

No ha hecho falta ninguna ley para limitar la libertad individual. En el mundo actual se hacen las cosas más sutilmente, se utiliza la ignorancia y la dictadura de la moda.

No hay libertad porque no existe la posibilidad de elegir.

Es casi imposible encontrar algo, especialmente ropa, que no esté de moda.

La dictadura de la moda se extiende a todas las facetas de la vida, no únicamente a los distintos utensilios y dispositivos que usamos, también a formas de hablar, de relacionarse, discursos políticos, pedagogías educativas, etc.

Intentar hacer algo que no está de moda es un sacrilegio, está mal visto socialmente te encontrarás todos los impedimentos posibles para llevarlo a cabo. Tu libertad está limitada a lo que se considera “moderno”, a lo que está de moda.

Por otro lado, no se puede elegir si no conoces las distintas posibilidades. Sólo nos presentan un lado de la realidad, una parte de la sociedad y de la vida, de forma que únicamente puedes elegir entre esas limitadas opciones que se nos presentan. Aunque en el mundo hay mucho más, otras formas de pensar, otras maneras de actuar. A algunos les interesa que seamos ignorantes para no tener opción de elegir, de ser libres.

Los poderosos nos condicionan con la moda, con la ignorancia para hacernos sentir libres, pero en realidad somos esclavos de la moda, esclavos de nuestra propia ignorancia.

Tener la mente abierta, aprender de toda experiencia, conocer el mundo en todas sus variedades, aprender y no seguir siempre los dictados de la moda. En resumen desarrollar nuestras propias potencialidades, con un criterio propio, es la única manera de ser y mantenerse libres.

Una libertad basada en el conocimiento, el respeto y el amor.

Publicado en Actitudes, Retos

Feminismo

No voy a hablar de la historia del feminismo, ni de sus propuestas, ni siquiera si el término me parece más o menos acertado. Voy a hablar de lo que significa para mí.

Creo que el feminismo no es una cuestión de mujeres ni de hombres, es algo acerca de la dignidad del ser humano.

Para mí el feminismo es tener la suficiente inteligencia y valor para reconocer que nadie es mejor que nadie, que cada individuo es único, diferente de los demás, con una esencia común. Ningún hombre, ninguna mujer, es mejor ni peor a otro, es más no somos nadie para juzgarlos, ni para decidir quien tiene más valía.

Por desgracia, muchas mujeres y muchos hombres consideran inferiores a las mujeres, incluso hay quien las considera como  un objeto de su propiedad y que, por lo tanto, pueden hacer con ellas lo que quieren.

El feminismo debe recordarnos que no somos cosas, ni las mujeres ni los hombres, que nadie es dueño de nadie, que somos distintos, pero tenemos los mismos derechos.

En el fondo del problema está el miedo, terror a lo que es diferente. Tememos lo que desconocemos, lo que es distinto, da igual que sea por motivos de raza, de preferencia sexual, de religión, etc.

Empezaremos a avanzar cuando seamos conscientes que no somos dueños de nada ni de nadie, que todos los seres vivos merecen respeto y amor. Seremos mejores cuando nos demos cuenta que las diferencias nos enriquecen, que cada mujer es única y cada hombre también, cada uno diferente pero no por ello se es mejor o peor, simplemente somos distintos.

El feminismo es un instrumento en ese camino, una forma de recordarnos que nadie es más que nadie, que todos somos distintos, pero todos merecemos el mismo respeto y los mismos derechos.

 

Publicado en Principal, Sentimientos

Amistad

Cuando termine nuestro periplo por esta vida sólo nos llevaremos las experiencias, los aprendizajes que hayamos adquirido.

Las acciones más importantes en ese camino son las relaciones con otros seres, especialmente con otras personas.

Con algunos pueden ser difíciles, incluso tenerlos como enemigos, ellos nos obligan a superarnos y aprender lecciones imprescindibles en nuestro camino.

Con otros la relación de amistad supone un gran apoyo.

Hay distintos tipos de amistad, en realidad, cada relación es única. Pero todas están basadas en un cierto grado de comunicación y de confianza.

La falta de comunicación y la disminución de la confianza hace que la amistad se marchite.

En la sociedad actual es muy fácil contarse cosas, pero muy difícil comunicarse de verdad. Por eso es difícil tener y mantener buenos amigos.

Las circunstancias de la vida, las propias limitaciones para desarrollar las relaciones interpersonales complican las relaciones.

A las limitaciones personales hay que sumar otros aspectos difíciles de cambiar: mi edad, mi raza, mi sexo, mi profesión, mi nivel socioeconómico, etc. Son factores que para mi no son importantes, pero en esta sociedad sí lo son y condicionan muchas relaciones cada día.

Me gustaría haber sido capaz de mantener la comunicación y la confianza de todos mis amigos. A pesar de que no siempre lo he conseguido, sigo teniendo hacia ellos mi reconocimiento y mi afecto.

Si dejamos lo urgente a un lado y nos centramos en lo importante nos daremos cuenta que debemos cuidar y dar la importancia debida a la amistad.

A todos mis amigos, a todas mis amigas, a todos los seres de este universo con los que he tenido relación, muchas gracias, me han dado, me dan la vida. Espero haberles aportado algo, espero haber sido capaz de transmitirles mi amor. Gracias

Publicado en Sentimientos

Cuidarse

Algunas personas están más pendientes de cuidar a los demás que de cuidarse ellos mismos. Con ello cometemos un grave error. Primero tenemos que cuidarnos a nosotros mismos, para mostrar con el ejemplo como hay que hacerlo y para estar en las mejores condiciones para cuidar de los demás.

Porque sólo somos responsables de nosotros mismos.

Porque no podemos vivir por nadie, ni nadie por nosotros.

Aunque hay circunstancias que obligan a dedicar mucho tiempo y atención al cuidado de otra persona. Eso es algo necesario, es una muestra de amor incondicional. Pero esa atención, ese cuidado, ese amor, no es completo, ni duradero, si nos hace olvidar o relegar nuestras necesidades.

Nuestro primer deber es para con nuestro cuerpo y nuestra alma. Hay que aprender a delegar y a pedir ayuda.

No tenemos que ser “perfectos” en todo, no tenemos que demostrar nada a nadie, somos simples humanos, ni más ni menos.

Tenemos que demostrar nuestro amor, pero los demás también tienen que demostrar el suyo hacia nosotros.

No podemos dejar que algunas circunstancias nos dañen permanentemente.

Si alguien no nos quiere o su amor nos trae desequilibrios graves, con consecuencias serias, hay que parar,tomar distancia y poner límites. Se deben tomar las medidas necesarias para disminuir el sufrimiento. Incluso puede darse la situación que alejarse, romper, sea la única solución para que no nos aniquilen como personas.

Cada situación es única, igual que cada persona. Pero no debemos olvidar cuidarnos, es la necesaria muestra de amor hacia uno mismo y hacia todos los demás seres.

Ángel Miguel
Publicado en Para ti, Principal, Sentimientos

Lo que hacemos por amor

Por amor hacemos de todo, incluso cosas absurdas como alejarse de quien quieres, pensando que es lo mejor para ella; como los padres que hacen todo por su hijo, impidiendo que él aprenda por sí mismo; como ayudar y estar al lado de quien no quiere que lo hagas, de quien no te quiere; hacemos tantas cosas que en ese momento nos parecen la mejor opción. Sin embargo, tarde o temprano, nos damos cuenta lo equivocados que estábamos, casi siempre demasiado tarde.

Actuar por amor no significa no errar, aunque esperamos que se nos perdonen nuestros fallos por haber actuado de forma altruista. Sin embargo, cuando sufrimos los daños de otra persona, que también actúa por amor, nos cuesta perdonar, porque nos duele, porque nos sentimos heridos en lo más profundo. Aunque resulte difícil, deberíamos ponernos en el lugar del otro.

No hay ninguna guía para disminuir los errores, incluso las recomendaciones más generales y basadas en la lógica pueden llevarnos a importantes equivocaciones. Pero no hay que olvidar que:

Una buena comunicación siempre es la clave, sin ella aumentan los malentendidos y el sufrimiento.

Siempre actuar desde la humildad, siendo conscientes que no estamos en posesión de la verdad.

Otro factor importante es la compasión, hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Respetar a la otra persona, ser muy cuidadoso con lo que se hace y con lo que se dice suele ayudar.

De una forma o de otra nos equivocaremos más de una vez, entonces será el momento de demostrar que hemos aprendido, actuar con amor y no esperar nada, simplemente aceptar lo que tenga que venir. Una experiencia necesaria en nuestro caminar por esta tierra, en la que tantas veces nos olvidamos de actuar con auténtico y verdadero amor.

Aunque no es suficiente, lo mínimo que podemos hacer es pedir perdón. Perdón.